Existen diversas patologías que dificultan al ojo enfocar las imágenes del exterior en la retina, son los denominados defectos refractivos: Miopía, Hipermetropía, Astigmatismo y Presbicia.

Miopía

Cuando el ojo es más largo de lo normal o la córnea demasiado curva, los rayos de luz convergen y se enfocan antes de llegar a la retina, creando una imagen borrosa, principalmente de lejos.

El ojo miope tiene una potencia dióptrica excesiva y la imagen que se forma sobre la retina está desenfocada.

Hipermetropía

En este caso los rayos de luz convergen detrás de la retina debido a que el ojo es más corto de lo normal o la córnea demasiado plana, dando lugar a una imagen borrosa principalmente de cerca.

Astigmatismo

Cuando la córnea está más curvada en un eje que en otro, provoca una visión borrosa a cualquier distancia. Puede presentarse sola o asociada a la miopía o la hipermetropía.

08

Presbicia

La presbicia es la pérdida normal de la capacitad para enfocar objetos de cerca, que tiene lugar con la edad. La mayoría de las personas comienzan a notar los efectos de la presbicia a partir de los 40 años, cuando empiezan a tener problema para leer la letra pequeña con claridad.